Comprar un móvil de 700 euros o no comprarlo, esa es la cuestión